La joven, de 20 años, estaba internada desde el 24 de marzo. Luchó por su vida y fue intervenida en cinco ocasiones.

Melina Gordillo Giménez falleció este jueves luego de estar internada en estado crítico desde el pasado 24 de marzo, cuando fue baleada por su ex pareja, que le dio cinco disparos y se suicidó. Este es el séptimo femicidio en lo que va del año y todavía hay dos casos que están en manos de la Justicia, a espera de una resolución.

La joven era oriunda de Villa Constitución, en el departamento de Salto. Se había mudado a Montevideo en 2016 y vivía en Villa Española junto a su madre y la pareja de esta. Había participado en varios concursos de belleza e incluso había sido electa reina del Carnaval de Salto en 2013. En la capital buscaba impulsar su carrera de modelo e inició sus estudios en la Facultad de Ciencias Sociales.

A poco de llegar a Montevideo conoció a su ex novio. Estuvieron en pareja unos ocho o nueve meses y se separaron un mes antes del ataque. “Ella vio cosas que no le gustaron y se alejó. Cosas en su conducta, en sus prohibiciones, en su forma de querer cortarle la libertad. Pero él no lo aceptó”, dijo un familiar de Melina a ECOS.

El ataque se produjo en la noche del viernes 24 de marzo, cuando la chica llegó a su casa junto a su madre. El ex novio la llamó minutos antes y le dijo que la estaba esperando allí, en su dormitorio. Ella fue al lugar y lo encontró armado, con un revólver calibre 38, con el que le dio los cinco disparos y luego se suicidó de un tiro en la cabeza. La familia pidió ayuda inmediatamente y la trasladaron a un centro de salud, donde estuvo internada hasta este jueves.

Las balas le ingresaron en una pierna, en el abdomen y una de ellas rozó el páncreas. Esa fue la que determinó la gravedad de la situación. Debió ser intervenida en cinco ocasiones, informaron a ECOS familiares de la joven. En cada procedimiento los médicos intentaron limpiar los restos de pólvora y frenar la infección generada, pero no tuvieron éxito.

El domingo se realizó la cuarta operación y ya en ese momento los médicos dijeron a la familia que las probabilidades de sobrevivir eran escasas. Estaba en el punto más alto de la pancreatitis y solo si remitía la infección y la inflamación habría esperanza, explicaron los familiares. Pero eso no sucedió y el martes en la noche, tras una nueva intervención, los profesionales dijeron que ya no había nada más por hacer en lo médico. Los familiares esperaron un milagro.

“Ella no eligió”

Mientras Melina aún luchaba por su vida, uno de sus tíos publicó en Facebook una carta en la que expresaba su sentimiento sobre lo sucedido. El hombre autorizó a ECOS a reproducir el mensaje, con el objetivo de que ayude a luchar contra la violencia de género y que otras mujeres tomen conciencia de lo que puede pasar cuando se enfrentan a una situación como esta. Este es un extracto de la misma.

“(…) Ella no eligió que su ex novio le propine cinco disparos certeros, ella no eligió en cinco días someterse a tres intervenciones quirúrgicas, ella no eligió que él le genere dos perforaciones de intestino, una perforación de colón y le lastime su páncreas.

Ella no eligió estar luchando en un centro de cuidados intensivo para mantenerse con vida, ella no eligió apretar el gatillo de un revolver calibre 38, (…); ella no eligió que él le destruya su siquis, teniendo que ver como él se quitaba la vida.

Nadie se acordó en sus comentarios de pedir una simple oración, por la mejoría de la única víctima, que es Melina.

Él le robo sus sueños y sus ilusiones.

(…) Por eso digo «no a la violencia de género, cualquiera sea la forma en que se manifieste, digo no al sometimiento y la miniminización de la mujer, digo no a tomar a la mujer como un objeto de su propiedad y digo no al femicidio».


Fuente: ecos.la

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com