Por María de los Ángeles Márquez.

La situación del vertedero municipal de Salto está pasando por su peor momento. Desde hace mucho tiempo es tema de preocupación y planteos de posibles soluciones que no se han concretado y se alzan voces de un gobierno o de otro culpando autoridades de todos los colores. El hecho es que hoy el vertedero vive la situación más preocupante.

Días pasados concurrimos al lugar junto al edil Glodomar Fraga y recorrimos lo que se nos permitió hasta que Fernando González, el encargado de recolección le solicitó al capataz Marcelo De Vargas, nos retirara del lugar ya que no nos daba autorización para estar ahí. Llegamos a recorrer parte del vertedero y las instalaciones de la planta clasificadora, nos entrevistamos con varios integrantes de la cooperativa “Las Gaviotas” que nuclea hoy 17 personas que viven de la opción de clasificar basura. No nos dejaron acceder al área donde se encuentran animales muertos. También conversamos con funcionarios municipales. No terminamos de entender por qué razón nos retiraron del lugar siendo ediles que cumplimos nuestra labor de contralor y por otro lado, si no hay nada que esconder y todo está en condiciones adecuadas no vemos por qué la negativa a recorrer todo el vertedero.

95 hectáreas ubicadas en el norte de la ciudad a pocos km del Hipódromo, que reciben un promedio de 100 toneladas de basura por día. El panorama es desolador, el olor nauseabundo de continuo se vuelve habitual con el tiempo. Con disposición final de la basura a cielo abierto, algo que no está recomendado en el mundo, con todos los riesgos medioambientales que esto implica. Sin piletas de decantación de líquidos residuales que lentamente van a parar al afluente del arroyo San Antonio, contaminándolo, líquidos putrefactos con aceites y viscosidades flotando hacia el arroyo. La tierra que se contamina por filtración y los vecinos sufren directamente sus consecuencias en pozos de agua y plantaciones, el agua y el aire. Contaminación y riesgo sanitario por donde se mire.

Agrava la situación no poseer ni una máquina que realice el trabajo de desparramar, enterrar, escarbar, acomodar. Se necesitan no menos de dos Bulldozer que realicen esa tarea. Están a merced de que les presten máquinas del Gramon. Recordamos que solicitamos en reiteradas ocasiones que  reparen la Bulldozer con chapa 243 que habían vendido como chatarra sin serlo en una licitación; la máquina hoy es chatarra, nunca la arreglaron.

Años anteriores incluso se disponía de una guardia policial, que controlaba el ingreso, tarea fundamental para evitar problemas entre los clasificadores que integran la cooperativa y los hurgadores que no la integran, así como el control de ingreso de menores, lo cual es más delicado aún. Incluso los integrantes de la cooperativa poseían años anteriores un carné identificatorio que hacía más prolijo el ingreso.

Recorriendo la planta clasificadora, que fue financiada por la Unión Europea, en el marco del Proyecto Uruguay Integra, encontramos una enorme edificación con excelentes intenciones y con malas instalaciones. Tantas fallas tuvo la planta que nunca funcionó. Una instalación eléctrica deficiente e insuficiente para lo que se necesitaba, absolutamente incinerada; máquinas valiosísimas pudriéndose, sin luz, sin agua ni siquiera en los baños. La desidia total.

Este resumen de la situación muestra parte de la realidad que pudimos observar ya que no nos permitieron seguir recorriendo. Algo debemos hacer, escuchamos voces de todos los partidos alzarse por estas causas pero el interés real del ejecutivo para mejorar la situación es poco. Mínimamente solicitamos 2 máquinas para que los funcionarios puedan realizar adecuadamente la tarea, que se vuelva a la guardia policial para controlar los ingresos de personas ajenas a la cooperativa y de menores, que se estudie un proyecto serio de mejoramiento que incluya piletas de decantación, compactado, producción de gas u otras opciones que ya se están aplicando en otros departamentos de nuestro país. Se solicita que se realicen todos los esfuerzos para volver operativa la planta clasificadora, en coordinación con otros organismos si fuera necesario; por ejemplo con Salto Grande que tiene técnicos capacitados, con la DINAMA, y otros.

Los temas ambientales suelen no tomarse con seriedad, pero nos cobra nuestros errores a largo plazo, los más jóvenes sufrirán serios problemas por causa de la basura que hoy generamos todos nosotros. Estamos dispuestos a sumar ideas y trabajar en estos temas.

 

Le pido sr. Presidente que envíe esta exposición al sr. Intendente de Salto, al encargado de recolección, a la DINAMA,  a la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, al jefe de Policía de Salto, a la comisión de salud de la Junta Departamental, a la dirección de salud de la IdeS  y a los medios de comunicación locales.

Muchas gracias.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com