Más de 30 organismos del Estado cuentan con tarjetas de crédito corporativas para hacer frente a gastos diversos, la mayoría relacionados con misiones al interior o exterior del país, o a compras por internet que requieren del medio electrónico. En general existen disposiciones internas para establecer los límites de uso, aunque en algunas oficinas no hay reglas claras, informa hoy El Observador.

El instrumento que ha sido motivo de discusión pública a partir de los gastos personales del exvicepresidente de la República Raúl Sendic, sirve también para que algunos directores de organismos públicos que viven en el interior del país financien sus gastos en la capital.

Se entiende que ese dinero les corresponde por el hecho de residir fuera de la capital, y tener que viajar a la oficina para cumplir con sus obligaciones.

En misiones puntuales fuera de Montevideo, las empresas también financian traslado, alimentación y alojamiento en caso de ser necesario.

Un ejemplo del uso que se le da a esta tarjeta es el de José Rodrigo Goñi Romero, integrante del directorio de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) en representación del Partido Nacional. Goñi vive en Salto y viaja a Montevideo una vez a la semana para trabajar. Habitualmente se queda dos noches en un hotel del Centro, almuerza y cena en confiterías, bares o restaurantes, carga nafta, paga los peajes con la tarjeta de crédito corporativa que le dio la CND, y vuelve a su casa.

«CND tiene viáticos para el personal cuando salen al interior. En el caso mío es al revés porque tengo que venir, eso se acordó desde el principio», comentó el jerarca a El Observador.

Según consta en los estados de cuenta de las tarjetas de ese organismo, a los que El Observador accedió al amparo de la ley de acceso a la información pública, Goñi se hospeda en el hotel London Palace (Río Negro y San José), almuerza y cena en el bar Hispano, que queda a pocos metros, o en la confitería Montes, también muy cercana al hotel. En ocasiones también va al restaurante La Corte, a Locos de Asar, y en una oportunidad fue a Burguer King. El precio más barato de una habitación simple en ese hotel, es de US$ 76 la noche, según indicaba esye miércoles su sitio en internet. Goñi afirma que usa su vehículo particular, y desecha cobrar por ello una compensación de dos litros de nafta extra por cada 10 kilómetros transitados. Según los comprobantes, hubo días en los que el funcionario cargó dos veces el tanque de nafta: primero en Montevideo y luego a las pocas horas en Paysandú.

¿Está bien que el Estado financie los gastos de un jerarca para que asista a su lugar de trabajo?

Goñi dijo sentirse en una situación incómoda para responder esa pregunta. De todas formas, dijo que considera justa la compensación. «Porque de lo contrario yo ganaría menos que los demás directores de la capital. El pago de traslado, comida y estadía equipara mi salario con los de Montevideo», explicó. «De otra manera es muy difícil que alguien del interior pueda desempeñar una tarea en Montevideo», insistió.

El director blanco de la CND tiene un salario líquido de

$ 102.000, y asegura ser «prudente» con el uso de la tarjeta de crédito corporativa a la hora de solventar sus gastos en la capital. «Voy al Hispano, también compro a veces en una confitería y me traigo una milanesa para la oficina», relató.

Foto: Rodrigo Goñi en Radio Arapey

2 comentarios en «Escándalo: Rodrigo Goñi en el ojo de la tormenta por el uso de tarjeta corporativa»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com