El brote de COVID-19 en Casa Blanca continúa en alza, aun cuando la gran mayoría siguen siendo familiares –en mayor o menor grado– del “paciente cero”. Ayer se sumaron 12 nuevos casos, elevando el número total de activos a 35, manteniéndose en 30 los recuperados, para un total de 65 contagios desde el inicio de la pandemia. Solo en los últimos dos días se sumaron 22 casos, la gran mayoría relacionados con el mencionado brote. El total de personas en cuarentena supera 200.

Concretamente, 11 de los 12 contagios verificados ayer integran en mayor o menor grado el numeroso grupo familiar donde apareció la COVID-19. No obstante, Carlos Leoni, director departamental de Salud, fue contundente al subrayar que “de esas 90 personas inicialmente colocadas en cuarentena seguramente seguirán apareciendo casos, pero al mismo tiempo lo que hay que resaltar es que están en confinamiento voluntario desde hace una semana. Quiere decir que no representan problema y que obviamente no están contagiando fuera de sus viviendas. Por lo tanto la industria de Casa Blanca no está siendo afectada. Esto se debió a que se actuó rápidamente y se retiró a todas aquellas personas que resultaron contactos de la primera contagiada”. El otro caso de ayer “es de Paysandú, un caso totalmente independiente del brote”.

En total –de este brote– son 27 las personas que cursan la enfermedad y residen en Colonia Paysandú, Casa Blanca y la propia ciudad de Paysandú. En este último caso en “un barrio de la periferia de la ciudad”. Todos los contagiados son personas jóvenes, incluyendo niños y adolescentes, que “exponen poca carga viral, lo que determina que todos permanecen en sus casas, no hay ninguno internado. Es un virus muy contagioso pero su carga viral, la de este que está en Paysandú, es leve. Es algo esperanzador para la población”, dijo Leoni. De hecho “los prestadores de salud tienen disponibles todas las camas de intermedio y CTI”.

ANCIANOS NO CONTAGIADOS

En ese brote, el de Casa Blanca, hay una curiosidad. De quienes viven en Colonia Paysandú solamente dos personas no han sido contagiadas. Sus edades son de 76 y 77 años, es decir la franja etaria de mayor peligro. Pero en ese ambiente, son los únicos dos que no están enfermos. Ambos fueron separados del resto, pasando a vivir en una vivienda independiente. “Uno nunca sale de su asombro –dijo Leoni– y en medicina se aprende todos los días. Debemos analizar este caso para determinar por qué dos personas mayores de 70 años que vivían en el núcleo familiar son las únicas que no se han infectado”.

MÁS DETALLES SOBRE OTROS CASOS

Agregando información en torno a las personas previamente detectadas como positivas que no estaban vinculadas al brote, Leoni explicó que en el caso del empresario, este “vino desde la costa de Canelones y tuvo contacto con una persona COVID-19 positivo, por lo que el hilo epidemiológico es claro y esa persona cumple normalmente su cuarentena”. Un caso un poco más complejo es el de “un lactante de 15 meses, quien en una familia numerosa es el único contagiado. No sabemos de dónde surgió, más allá que obviamente estamos trabajando con nuestro equipo de rastreadores”.

La joven vinculada a UTU “muy probablemente no tenga impacto en el centro de estudios porque hacía días que no concurría, por lo que difícilmente pudo contagiar. De todas formas es claro que en el lugar se están tomando todas las precauciones”. Finalmente hay otros dos casos no vinculados, de personas de más de 50 años, en las que aun no ha sido identificado el hilo epidemiológico. “No tenemos claro cómo se contagiaron”, dijo Leoni.

El Telégrafo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com