En tanto en Paysandú se sumaron siete casos en la víspera, el país ingresó al nivel rojo de riesgo por la cantidad de contagios por semana. superándose el umbral de los 25 casos diarios por cada 100.000 habitantes, tomando como período los últimos siete días.

La epidemióloga Jacqueline Ponzo, integrante del grupo interdisciplinario que analiza datos de COVID-19 en Uruguay, aseguró que con el crecimiento exponencial de los contagios “es necesario” volver a la premisa inicial de “quedarse en casa”, como se planteó al inicio de la pandemia, en marzo de 2020.

“Debemos concentrarnos en el cuidado para frenar el crecimiento y cuidar la capacidad de respuesta del sistema de salud”, dijo la experta, quien reconoce que reducir la movilidad y la actividad traerá consecuencias económicas en muchas personas, pero advierte: “la alternativa es seguir esperando y además de tener repercusiones económicas, sumar más pérdidas de vidas”.

En el caso sanducero, sorpresivamente se verificaron dos casos en Quebracho, ciudad donde se había terminado con el brote que había surgido. Los nuevos positivos no están relacionados con aquel brote sino que se contagiaron al trasladarse a la ciudad de Salto.

Están cursando la enfermedad con sus convivientes en cuarentena, mientras el resto de la familia espera ser hisopada. Los otros cinco casos corresponden a la ciudad de Paysandú, dividiéndose entre casos que surgen entre el personal de la salud y contagios intrafamiliares.

El Telégrafo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com