El 5 de febrero de 1971 la izquierda uruguaya en su conjunto consolidó su mayor anhelo, darle vida al Frente Amplio. Desde entonces, la fuerza política que contiene a la inmensa mayoría de los sectores progresistas del país, ha sido clave para marcar la rica historia de la nación. 50 años después es tiempos de una reestructura: «No es este el momento de seguir por este camino de críticas pero sí es momento de reconocer que al Frente Amplio lo hace grande su capacidad para reconocer lo que debe corregir», aseguró el senador Danilo Astori a LA REPÚBLICA.

Cualquier festejo que se podía prever para los 50 años de la fuerza política más votada del país, varió por la llegada de la pandemia a nuestro país que ha modificado cada una de nuestras costumbres. Más allá del coronavirus, el 50º aniversario se celebrará «como más nos gusta, juntos y siendo solidarios con la gente», señalaron los diferentes actores del partido. Sabiendo de la necesidad de trabajar en la «unidad para seguir cambiando la vida del país».

Qué representa este día para los dirigentes: «El 50 aniversario del FA es para el Uruguay todo la confirmación de una buena noticia: nuestro pueblo ha sido capaz de crear una herramienta política jugada a los intereses de las mayorías populares, que construyó condiciones de unidad duraderas y que generó alternativas reales a la política tradicional. Hoy podemos afirmar que el Frente no es una experiencia circunstancial, una mera coalición de partidos para disputar una elección o enfrentar una coyuntura, sino una apuesta estratégica y una identidad política cimentada en el pueblo mismo», reflexionó el secretario general del Partido Socialista, Gonzalo Civila.

«Los frenteamplistas estamos orgullosos de nuestra izquierda, por su unidad, su amplitud, su épica, su lucha por la libertad e igualdad y sobre todo por el sentido de solidaridad que nuestra fuerza política tiene», dijo a LA REPÚBLICA por su parte el secretario general del FA, Rafael Michelini. Además añadió: «Ya no se puede concebir al Uruguay de hoy sin Frente Amplio, ya que es una fuerza política sustancial en el desarrollo de nuestra historia y en el devenir futuro de la misma. El Frente Amplio es parte responsable de los quince años más prósperos de toda nuestra existencia como país. Eso no es poca cosa».

«Izquierda unida, fuerte y sólida»

El senador Charles Carrera también habló con LA REPÚBLICA sobre este 50º aniversario, indicando que este cumpleaños «tiene un sabor especial porque más allá de las idas y venidas que ha tenido nuestra fuerza política, desde la oposición y cuando le tocó ser gobierno se ha mantenido unida y firme en sus propósitos».

«Sus cincuenta años dan testimonio de las fuertes convicciones del pueblo uruguayo y su convencimiento de que necesita de una izquierda unida, fuerte y sólida más allá de las diferencias ideológicas que puedan tener quienes la integran. El Frente Amplio es el símbolo de la prevalencia de un programa, una linea de acción común y pragmática que ha logrado poner en el centro los intereses de las grandes mayorías de los uruguayos. Diría que es de los pocos ejemplos exitosos que tiene la izquierda mundial, en cuanto a conformar un frente de izquierda popular y que este se mantenga a través del tiempo», agregó.

Barajar y dar de nuevo, junto a la gente

Entre aquellos que quedarán en la más rica historia de la fuerza política, siendo uno de sus líderes, además de manejar la economía del país durante 15 años, está Danilo Astori. El exministro y exvicepresidente, destacó «en forma muy especial la generosidad de nuestros primeros líderes porque quiénes fueron generando las condiciones para la creación del Frente Amplio fue gente muy generosa, provenientes de la izquierda clásica y de desprendimientos de los partidos tradicionales». «Los frenteamplistas debemos sintetizar esta actitud en una persona que jugó un papel absolutamente crucial para la izquierda y para el Frente Amplio, Líber Seregni, sintetiza todas estas características», indicó.

En estos momentos, en los que el FA no está en el poder, Astori comentó que «hoy vivimos momentos de alegría, también de autocrítica porque hemos cometido errores que es de orden reconocerlos porque eso va en la mejor tradición del Frente Amplio, la honestidad intelectual y la necesidad de reconocer dónde están las fallas para corregirlas. Vamos a tener que observar especialmente cómo ha evolucionado en nuestra capacidad para llegar al ciudadano. Los comités de base en los últimos tiempos no han venido funcionando de la mejor manera posible y al mismo tiempo hemos empeorado los resultados obtenidos en las épocas de gloria».

«Tenemos que revisar nuestra capacidad para llegar al ciudadano, nuestra capacidad para llegar especialmente al interior del país y nuestra capacidad para superar lo que en definitiva está en la base de la derrota electoral que sufrimos en las últimas elecciones porque el Frente Amplio perdió 200,000 votos en el interior del país. No es este el momento de seguir por este camino de críticas pero sí es momento de reconocer que al Frente Amplio lo hace grande su capacidad para reconocer lo que debe corregir, eso lo estamos viviendo hoy y ojalá obtengamos resultados dignos de esa historia tan rica», reflexionó.

Bergara: «El país sería irreconocible sin el FA»

El senador Mario Bergara reflexionó sobre lo que significan estos 50 años para el Frente Amplio: «El país sería irreconocible sin el FA, sin sus luchas heroicas y sus figuras incorporadas al acervo de la patria. Hoy son nombres de rutas y calles, plazas y edificios, música, poemas, novelas, teatro y cine. Están en los libros de historia siempre del lado de los que luchan por la democracia, la justicia social y los derechos humanos», dijo a LA REPÚBLICA. «Con errores enormes y manchas que no quisiéramos, pero como obra humana y de cientos de miles, imperfecta siempre», añadió.

La República

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com