Australia clasificó al Mundial de Catar 2022 como la quinta selección de Asia tras derrotar por penales a Perú en la repesca mundialista en Doha, donde le amargó la fiesta a los más de 10.000 peruanos que se hicieron presentes con el deseo de clasificar a la máxima cita del fútbol por segunda edición consecutiva.

El trámite empezó con el equipo incaico incómodo y sin poder adueñarse de la pelota para desarrollar su habitual estilo de tenencia. Del otro lado, juego directo, líneas ordenadas y retroceso a tiempo para que la defensa nunca quedara mal parada ante un rival que ni siquiera inquietó en toda la primera parte.

Lo más peligroso antes del descanso llegó por el lado de Martin Boyle, extremo derecho de Al Faisaly de Arabia Saudita que encaró a Miguel Trauco en el uno contra uno y generó problemas. No obstante, nadie por el medio pudo capitalizar sus envíos y los arqueros no tuvieron trabajo en la etapa inicial.

Recién en el segundo tiempo empezó a pasar la mitad de la cancha con mayor asiduidad el conjunto de Ricardo Gareca, que al menos generó sensación de peligro con algunos centros y combinaciones a las que les faltó el último pase. Pese a esos pasajes, seguía incómodo con el partido el quinto de Sudamérica.

Recién a los 81’ se dio el primer remate al arco que terminó en atajada. Fue un tiro libre débil de Ajdin Hrustic, mediapunta del Eintracht Frankfurt, que contuvo fácilmente Pedro Gallese. Cuatro minutos después el lateral zurdo Aziz Behich metió una diagonal y sacó un derechazo apenas desviado.

Sobre los 88’ brilló Gallese yendo bien abajo contra un caño ante un zurdazo de Hrustic después de una corrida por izquierda de Awer Mabil, keniata nacionalizado australiano que complicó a velocidad. A esa altura el miedo a perder era el gran protagonista, por lo que el alargue asomaba inexorablemente.

Recién en la prórroga pudo rematar al arco Perú, que tuvo en Edison Flores a su mejor figura. El volante del DC United probó al arquero Mattew Ryan a los 99’ en el primer disparo franco, desbordó a los 106’ por izquierda en una jugada que Christian Cueva definió mal, y estrelló un cabezazo en el caño a los 107’ tras un centro de Trauco desde la izquierda.

El cansancio y el hecho de cuidar el cero en el arco propio pudieron más que las ganas de ganar y llegaron a los penales, donde Gallese empezó tapando el disparo de Boyle pero los australianos lo dieron vuelta gracias al disparo en el caño de Advíncula y a la atajada final del excéntrico Andrew Redmayne, que entró para los penales, ante Valera.

Futbol.uy

Don`t copy text!