El Ing.Gabriel Rodríguez, ex Presidente ante la Delegación Uruguaya de la CTM Salto Grande, que ha cuestionado justamente los ingresos a la función pública , fue consultado sobre el tema.
«La gestión de los empleos públicos, o sea, todos aquellos lugares de trabajo existentes en reparticiones o instituciones integrantes del Estado, debe regirse por algunos principios básicos dentro de los cuales podemos mencionar: la ética, la transparencia, la igualdad de oportunidades y el profesionalismo», comenzó afirmando nuestro entrevistado.


«Cuando a una persona se le asigna el honor y la responsabilidad de asumir una función de dirección de esos organismos, en casi todos los casos por designación política del gobierno de turno, está asumiendo una responsabilidad con todos los ciudadanos del país, no solo con quienes votaron al partido que lo designa. Nos debemos a todos los uruguayos y uruguayas, que además pagan nuestro salario. Tener consciencia de esto, me parece, que debería alcanzar para valorar adecuadamente la responsabilidad asignada.»

La Igualdad de
Oportunidades como base
«La cobertura de las vacantes de los organismos que nos toque dirigir, así como la carrera funcional debe basarse en la igualdad de oportunidades para todos los que se consideren aptos para ese puesto de trabajo, y esto solo se logra definiendo adecuadamente los perfiles o requisitos necesarios para postularse y los mecanismos de valoración o concursos que deben ser objetivos y si es necesario, llevados adelante por empresas profesionales del tema.»

Rodríguez recordó cómo se trabajó durante su gestión en Salto Grande
«Mientras estuve en Salto Grande trabajamos muy intensamente contra una cultura empresarial preexistente (antes del 2005), en la que el concurso no era el mecanismo idóneo para seleccionar o ascender personal. Con la Delegación de Uruguay, lo impulsamos, se reglamentó el mecanismo, logrando, incluso participación del sindicato en los tribunales de selección internos (como veedores). «

Más de 220 concursos en la gestión 2007-2019
Testimoniando ese trabajo Rodríguez informó sobre concursos y negociaciones.
«Entre 2007 y 2019 se realizaron más de 220 concursos en total (para ambas nacionalidades), se renovó más de la mitad de la plantilla y a la vez se redujo la misma, optimizando aquellos puestos que no aportaban valor a la tarea o no eran necesarios. Se llenaron puestos de todo el escalafón mediante algún mecanismo de valoración objetiva (desde administrativos, oficiales, ingenieros, contadores, gerentes), y el resultado fue altamente positivo. También, luego de trabajosas negociaciones con la Delegación Argentina, logramos en el año 2018, aprobar una resolución, la MCTM 002/18, que establece la obligatoriedad de cubrir todos los cargos vacantes por mecanismos de selección o concursos, incluyendo lo de nivel jerárquico. Esto es desde mi humilde opinión de una importancia superior, porque es el camino que permite eliminar la arbitrariedad en la designación de personal. Lamentablemente creo que ha sido abandonada o anulada por las nuevas autoridades.»

De la ética y la
responsabilidad
«Cuando, por estar en un sitio de poder, como puede ser la dirección de la CTM, se pierden las referencias fundamentales de la ética y la responsabilidad política con todo un país, se comienza a transitar un camino muy peligroso que perjudica en primer lugar al propio organismo, porque se pierde profesionalismo o capacidad técnica y a la vez se reinstala una cultura que desprecia a los buenos trabajadores a cambio de favorecer a los obsecuentes, amigos, o familiares. Es muy penoso ver que Salto Grande esté embarcado tan aceleradamente en ese camino de deterioro.»
«Favorecer con el ingreso al organismo a quienes pertenecen a la coalición de gobierno, solo por esa característica, es reírse en la cara de los salteños y salteñas que pueden tener las mismas o más capacidades para aspirar a ese lugar, pero ni siquiera tienen la posibilidad de demostrarlo.»
«Pedirle a Uruguay que destine casi un millón y medio de dólares por año adicionales, o sea, que antes no se necesitaban, para pagar los salarios de esos 30 y pico de nuevos designados en forma directa, es una obscenidad, frente a la cantidad de ollas populares, gente sin trabajo, jubilados que pierden poder adquisitivo mes a mes, etc. Esto de nuevo cuestiona la ética, la responsabilidad política y el manejo de la cosa pública.»

«Hace unos días, diario El Pueblo accedió amablemente a publicar una carta pública en la que cuestiono este manejo abusivo de la gestión en Salto Grande. La mejor manera que la Delegación del Uruguay encontró para responder esa carta fue designando 5 nuevos ingresos en forma directa, mediante las resoluciones CTM 114/22 y CTM 113/22. Tanta impunidad revuelve las tripas. «

Diario El Pueblo

Acción no permitida! HostingServicios.com