Una vez conocida la noticia del hallazgo de Shakira Morales, vecinos de la zona -que conocían a la víctima desde hacía varios años– mostraron su indignación con el desenlace. Mientras la Policía aún trabajaba en la escena, se escuchó el rumor de que querían “prenderle fuego a todo”.

La amenaza a fin de cuentas terminó cumpliéndose pasadas las 18.30 de ayer, ocasión en que el periodista de EL TELEGRAFO efectuaba una recorrida por la zona. Una importante columna de fuego podía divisarse desde Antonio Estefanell y la Costanera, y al acercarse se comprobó que se trataba de la finca del autor del macabro crimen, donde ya se encontraba trabajando una dotación de Bomberos.

“Más vale que íbamos a prenderle fuego a todo. Es un hijo de puta que tenía a la gurisa ahí”, dijo una vecina que observaba a pocos metros con una bebé en brazos.

El Telégrafo

Don`t copy text!