En Presidencia de la República, los ministerios de Salud, Educación y Desarrollo Social, la Oficina Nacional de Planeamiento y Presupuesto (OPP), la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), el Instituto Nacional de Niñez y Adolescencia (INAU), la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE), con el apoyo del Fondo de Población de Naciones Unidas, presentaron la “Estrategia intersectorial de prevención del embarazo en adolescentes no intencional”. Salto es uno de los departamentos con mayor número de embarazos adolescentes. 

La construcción de la estrategia de gobierno, tiene como punto de partida la construcción por parte del Ministerio de Salud (MSP), de los Objetivos Estratégicos Nacionales 2020 durante 2015. Entre ellos, identificó como uno de los principales problemas de salud del país la persistencia de la tasa de embarazos en la adolescencia, en relación al resto de las franjas etarias en edad reproductiva. Así se propuso la “disminución de la incidencia del embarazo en adolescentes y acompañamiento adecuado de la maternidad–paternidad en adolescentes”.

Para abordar el problema -y por la complejidad y diversidad de factores que lo condicionan-, el MSP decidió promover una alianza de trabajo conjunta con diversas áreas del gobierno involucradas con alguna de las aristas de la temática. La presentación de la estrategia, que estuvo a cargo de la subsecretaria de Salud, Cristina Lustemberg, es el puntapié de un trabajo conjunto que comienza a verse como política de Estado.

La ministra María Julia Muñoz, de Educación y Cultura, la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, y el ministro de Salud, Jorge Basso, destacaron la importancia de realizar alianzas intersectoriales para abordar un tema que desde las miradas únicamente sectoriales no ha tenido resultados a partir de las intervenciones.

A la vez, enfatizaron la interpelación que significa a la interna de los propios organismos pensar el tema sin omitir su complejidad, o generalizando las respuestas. Que las dimensiones de cuidados, educación, salud se integren en una misma respuesta ya significa un avance para las Políticas Públicas.

El ministro de Salud, Jorge Basso, destacó que el embarazo no intencional en adolescentes implica trabajar en dos líneas: la prevención de que se produzca, y el acompañamiento cuando se consuma, con “estrategias compartidas y políticas públicas convergentes”.

Según Basso, esto define la voluntad política de generar para el abordaje del problema “un compromiso de todo el Estado uruguayo”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com