Estamos viviendo nuevamente una de las etapas más lindas de nuestra actividad política y hoy lo queremos compartir con quienes tienen la gentileza de seguirnos viernes a viernes en esta columna.
¿Y por qué decímos es una de las etapas más lindas? Porque esta es la etapa de la construcción del Salto que queremos, la etapa de hacer los proyectos, de plasmar los sueños en esos proyectos, la etapa de diseñar planes de acción que luego serán realidades. Porque después cuando se acerca la campaña electoral, todo tiene que estar pronto para poder transmitirlo y presentarlo a la consideración de la ciudadanía.
Y está etapa es la de los aportes, es cuando más nos nutrimos, es el espacio de escuchar, de intercambiar, es el momento en el cual, si nos ponemos de acuerdo encontraremos el camino y eso es lo que necesita Salto. En el transcurso de éste tiempo, es cuando vamos a hacer la hoja de ruta que necesita Salto, que necesitamos los salteños y sobre todo cómo lo vamos a hacer, o cómo sería. Durante estos meses vamos a trabajar y a pensar en más cosas para Salto, su perfil, sus obras, sus mejoras, su estilo, su marca, su tono, para ello cada intercambio, cada conversación está siendo muy interesante. Nos venimos reuniendo con diferentes empresarios, emprendedores, proyectistas que nos aportan sus vivencias, hemos tenido interesantes intercambios con personas con experiencia y también con jóvenes entusiasmados.
Y quiero contarles que en cada intercambio surge siempre como hilo conductor ese orgullo Salteño, que le pone una impronta única a lo que se hizo y a lo que se quiere hacer.
Cuantas cosas fueron posibles y hoy son realidad, gracias a esta etapa de diseño, al aporte de todos, al momento de marcar la necesidad de determinadas obras, en lo productivo, en lo social, en la salud, les aseguro que en todos los temas.
Recuerdo esta frase que nos repetía mucha gente que nos ayudó: “Salto es la ciudad más linda del Uruguay pero sus entradas no lo muestran” y ahí surgieron los proyectos que cambiaron las entradas a Salto.
Otra cosa que nos repetían era “Germán, en Salto ahora ya sólo hace frío o calor y los veranos son larguísimos” y ahí aparecieron todas las piscinas.
En una caminata en un barrio lejano, recuerdo algo que capaz les parezca sencillo pero que era un planteo necesarias; me decian “Germán, cuando vamos al centro a hacer los trámites no tenemos adonde ir al baño” y ahí están los baño en las plazas. Y, así tantos ejemplos, tantos motivos, que unos ya son realidad y otros están transitando el camino para serlo.
Hoy, quise compartir con ustedes el entusiasmo de ésta etapa, pero no solo eso, quiero también invitarlos a sumarse en este intercambio por Salto. En el desafío, de un proyecto político para este departamento que es donde todos siempre, pase lo que pase y esté quien esté, nunca nos hace perder el orgullo de ser salteños. Que nadie quede indiferente, todos trabajando por Salto. Esta invitación es a nuestro proyecto político, pero de no ser así, desde el lugar que crean conveniente, lo que no podemos es no hacerlo. Solo entre todos avanzaremos, no podemos perder una hermosa oportunidad de hacer y seguir haciendo por el lugar en que vivimos y al cual amamos.

Columna Diario Cambio

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com