AIRES DEL NORTE

Por Germán Coutinho.

El pasado 2 de agosto se cumplieron los 50 años de la creación del programa de viviendas más exitoso que tiene nuestro país. Mevir cumplió sus primeros 50 años en donde gracias a su función se beneficiaron más de 120 mil uruguayos. El nombre Mevir ya dice su objetivo, es el Movimiento de Erradicación de la Vivienda Insalubre Rural.

Sin dudas Mevir ha sido una herramienta digna y necesaria para miles de familias uruguayas en cada rincón, por más alejado que éste parezca, no solo el modelo de las casas y los pueblos, sino además el sentido de pertenencia y la comodidad para estar afincados en el medio rural. Durante estos cincuenta años son más de 29.000 las casas entregadas, en algo que más que un beneficio se fue transformando en una entrañable forma de vida, con pequeños pueblos conformados en lugares donde era necesaria su existencia, mejorando la calidad vida de los uruguayos que viven en las zonas rurales. Este movimiento surge por la necesidad de erradicar las viviendas, en su mayoría de barro y paja que existían a lo largo y ancho de todo el territorio nacional.
Mervir nació en el parlamento uruguayo cuando los legisladores discutían la ley 13.640 ya que el Poder Ejecutivo de ese momento tenía problemas parecidos a los que tenemos hoy. Pasaron cincuenta años, en esa discusión se hablaba del déficit fiscal y de buscar soluciones habitacionales para los más humildes que vivan en el interior del interior. Esa ley también contenía las primeras normas del Banco Central del Uruguay y la oficina de Planeamiento y Presupuesto que se creaban en esa reforma Constitucional.
Allí estaba también estaba el art 473 que contenía las normas que creaban a Mevir y se establecen los recursos para financiamiento a través de donaciones, herencias y legados (como se establecen tradicionalmente en las leyes) además de los intereses de los fondos acumulados y un impuesto que se creaba a la compraventa de bienes inmuebles y compra de bienes muebles en remate público, también se establecían las formas de adjudicación de las viviendas y las condiciones que tenían que cumplir los beneficiarios que accedían a ellas.
Así nacía Mevir, de la mano de Don Luis Alberto Gallinal Heber, un gran uruguayo y nacionalista que tomaba esa iniciativa en un gobierno presidido por nuestro correligionario Don Oscar Gestido. Ese Uruguay de ayer que tiene que ser el de hoy que cuando las iniciativas o propuestas son buenas y necesarias no tienen partido político y gana la gente.
Mevir es un plan presente en todo el Uruguay. Mevir es un proyecto que sigue el precepto Artiguista “los más infelices serán los más privilegiados”, pero también se preocupo en que los beneficiarios logren su vivienda por su esfuerzo y trabajo.
Estamos convencidos que éste éxito de Mevir que traspasó todos los gobiernos puede ser una herramienta para el presente y el futuro de un país que hoy vive la triste realidad de tener 589 asentamientos irregulares, con 165 mil uruguayos que viven en esa situación. El camino es ver cómo lo logró Mevir, como lo hizo y prestar atención a esos principios, ese es el camino y hoy queríamos compartirlo con ustedes, al momento también de reconocer los 50 años de ese impulso de Don Alberto Gallinal.
Quienes estamos en esta actividad y pudimos tener diferentes responsabilidades de gobierno vivimos muchas emociones y satisfacciones, pero uno de los momentos más emotivos es entregar la llave de una vivienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com