Por María de los Ángeles Márquez.

El lunes 28 de agosto concurrimos a la Sociedad Fomento Rural, participamos de la gran asamblea que realizaron los productores apícolas, con algunos productores hortifrutícolas que también se encontraban allí solidarizándose y preocupándose también por su rubro, productores apícolas de Paysandú y otros.

Productores afectados que habían perdido la totalidad de sus colmenas, otros, parte de la producción, otros que ni sabían si habían perdido sus abejas porque aún no habían ido a territorio.

La desazón, la entrega en algunos, la desesperación en otros, el enojo, la impotencia, sentimientos varios se mostraban en esa asamblea y todos con razón. No imaginamos la dedicación de horas, meses, años para obtener determinado producto y que se vea todo el trabajo destruido.

Se dice que la abeja es fundamental para la supervivencia del hombre en general, hoy en día hasta se habla de abejas robots para polinizar dada la importancia de tener abejas. De las 100 especies de cultivos que abastecen el 90 % de los alimentos en el mundo, las abejas polinizan el 70 % de ellos, sin las abejas desaparecerían el 60% de las frutas y verduras que hoy consumimos todos. 25.000 especies de plantas y flores son polinizadas por las abejas.

Solo para tener de referencia: para la producción de 1 kg de miel, se deben visitar 10 millones de flores y una abeja obrera volará solo 800 km en toda su vida y con ese trabajo sólo produce media cucharada de miel. Dicen que de las cosas malas siempre se saca algo bueno. Si hay algo bueno dentro de esta desgracia que viven hoy los productores creo que es la posibilidad de poder interiorizarnos y aprender, y visualizar una actividad que es mucho más importante de lo que imaginábamos.

Por lo tanto, la desaparición de abejas implica un grave desequilibrio hasta en la economía mundial porque se relaciona con miles de millones de dólares anuales en productos agrícolas. Se estudia en muchos lugares lo que se llama “el colapso de las colonias” justamente por la gran mortandad de abejas obreras a partir del uso de pesticidas y otras sustancias tóxicas.

Lo que ha pasado en Salto es inadmisible, 2000 colmenas, a promedio de 60.000 abejas por colmena, estamos hablando de 120.000.000 de abejas muertas por la aplicación de un producto fosforado que no es amigable con las abejas ni con otros insectos.

Un triste fenómeno que comenzó en parada Daymán y continuó avanzando y afectando luego el cinturón hortícola de Salto. Preocupante la falta de polinización en cultivos claves para la zona como el zapallito, problemas que ya tienen con la frutilla.

Se realizó un relevamiento, se confirmó la mortandad y se recolectaron muestras para analizar por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. Las felicitaciones a los productores que, a nuestro entender, se movilizaron de una manera muy rápida y eficaz.

Los procesos administrativos están llevándose a cabo y gracias a la exigencia de los productores llegó la directiva de no continuar aplicando el producto cosa que se pretendía hacer todas las semanas, a sabiendas de que mataba abejas.

Las colmenas de Salto se usan como polinizadores de varios cultivos y por supuesto que esto va a afectar la cadena hortícola lamentablemente.
Ahora, algo no está bien, la reglamentación vigente, los controles del Ministerio, los acuerdos y diálogos con las empresas citrícolas, algo está fallando, porque yo no puedo creer que un equipo de ingenieros agrónomos no sepa que esto iba a pasar en época de floración y que no sepan que el producto se estaba aplicando incorrectamente.

Cito las palabras de Julio Pintos en un matutino de Salto “sin dudas que esto no es intencional, simplemente que a veces las formulaciones pueden no estar acorde a lo que las especificaciones que el producto trae y a los objetivos que persigue el productor de aquellos problemas que quiere eliminar”.

Yo también espero no haya sido intencional…pero déjeme darles el beneficio de la duda sobre algún conflicto de intereses.

En conferencia de prensa el señor ministro dijo: “…se ha notificado a
las empresas citrícolas de la imposibilidad de utilizar este producto durante la floración en zonas apícolas.” “Aquí estamos hablando de un tipo de mandarina que se pretende que sea sin semillas porque el mercado lo pide de esa manera.” “El producto usado en plantaciones citrícolas está en la lista que analiza el ministerio para retirarlo o para restringir su uso.” “Todavía no está definido si corresponde una sanción en este caso.”

El daño fue muy grande, es muy grande, y quién sabe cuánto daño más a partir de que se visiten más apiarios. Y entendemos esto no es sólo un problema de Salto, es de la región, es del país, incluso a nivel mundial se ven enfrentamientos entre los sectores apícolas y citrícolas, por la producción de citrus sin semilla para mercados que así lo exigen.

No debe ser algo fácil pero hay que intentar todos los caminos para que puedan convivir estos dos rubros sin destruirse unos a otros porque sino es la ley del más fuerte.

Son muchas las aristas de este problema: la muerte de las abejas, la polinización que no ocurrirá, el ciclo hortícola, la biodiversidad, la salud humana por aplicarse en zonas cercanas dónde hay personas, el nivel de pasturas, los más de 200 mil dólares de pérdida y las pérdidas indirectas no evaluadas.

Nos solidarizamos con la situación, pero queremos hacer algo más, ser parte de la solución, exigir al Ministerio aplique de manera más eficiente los controles, pedir a todas las autoridades se involucren de manera más directa con la problemática y garanticen mínimamente que esto no va a volver a suceder.

Excusamos la presencia del senador Germán Coutinho quién se encuentra en la capital y que manifestó su apoyo y voluntad para lo que estimen los productores pueda ser útil en este triste episodio.

Le solicito sr. Presidente que todas las palabras que se viertan hoy en esta sesión, la versión taquigráfica, sea enviada al Minsterio de Ganadería , Agricultura y Pesc, a las legisladoras departamentales, al senador Germán Coutinho, a la DINAMA, al DILAVE, a la Asociación Fomento Rural, a la Sociedad Apícola del Uruguay, al Intendente de Salto, al INIA, a la comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Cámara de Representantes y a los medios de comunicación.

Muchas Gracias-

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com