El bioquímico Daniel Herrera, integrante del Grupo Uruguayo Interdisciplinario de Análisis de Datos del COVID-19 (GUIAD) fue entrevistado este sábado por Telenoche sobre los diferentes estudios que vienen realizando sobre el virus y los datos que surgen del seguimiento de la pandemia de nuestro país.

En relación con si es esperable que la situación siga siendo un poquito peor, el bioquímico aseguró que «no le sorprende» que los datos empeoren y tampoco sorprende que se sigan rompiendo récord por varios días más. Además, sostuvo que «es esperable» que si la tendencia se mantiene se lleguen a mil casos a fin de año.

«Algo que extraña un poco de esta pandemia es que distorsiona un poco el tiempo porque si miramos los datos de hace no mucho tiempo atrás estábamos en cien casos diarios, un poquito tiempo más atrás estábamos en treinta casos diarios y hoy los cien casos estaríamos muy contentos», indicó.

Explicó que la pandemia se acelera y retroalimenta de una forma muy rápida lo que hace que la velocidad de crecimientos sea exponencial en algunos casos. En este sentido, dijo que diciembre tiene un aumento muy rápido y que estamos en una fase de crecimiento exponencial.

Consultado sobre cómo se puede controlar un crecimiento exponencial, Herrera dijo que dependerá de las medidas que se tomen. «El crecimiento exponencial tiene una inercia fuerte y es que hay un retraso entre que una persona se infecta y que se le hace el test. Los test de hoy son los de las personas que se infectaron hace siete días. El virus va a seguir pudiendo propagarse en los contactos más cercanos como intrafamiliares y eso le da una inercia bastante considerable de que no se espera un descenso brusco», aseguró.

El experto se refirió a la situación de Montevideo. Aseguró que la capital está en una situación «alarmante» ya que no solo hay preocupación por la capacidad de CTI, sino que también porque es muy difícil bajar el nivel de contagio. ¿Por qué se hace difícil? Según dijo el bioquímico, una de las herramientas para bajar la curva es la capacidad de rastreo y los testeos, pero los casos de COVID se duplican cada doce días y eso es muy difícil de reproducir en los sistemas de rastreo y testeo por su capacidad limitada.  

«Con los daños económicos y sociales, mientras más se tarde en dar esa vuelta a la curva más se va a tardar en hacer bajar los casos y volver a un estado más o menos normal. Nosotros lo que decimos es que cuanto más tarde actúes más pesada y larga vas a ser la bajada», señaló y añadió que «es muy difícil prever con qué medidas hacer bajar los contagios».

Otro de los datos que presentó es cómo impacta el virus en las diferentes franjas etarias. Si bien es claro que, en su gran mayoría, los fallecimientos reportados son personas mayores, el experto explicó que los cálculos dieron como resultado que las hospitalizaciones no se acumulan tanto en las personas más mayores, sino que se distribuyen en personas de mediana edad y mayores jóvenes. Lo que implica que lleguen a un estado grave de salud, pero que asimilen bien los medicamentos y pueda recuperarse.

«Para la franja etaria de 30/35 años el riesgo de muerte es de 0,03%, pero el riesgo de hospitalización es de 1,5%. No es tan leve como te puede dar una imagen de mirar las muertes por COVID-19», informó.

Montevideo Portal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com