Según el dictamen fiscal, se lo investiga por el abuso de dos niñas de 9 y 13 años. La fiscal pidió prisión pero la justicia determinó fijación de domicilio.

La Fiscalía de Minas imputó este jueves a un sacerdote de la catedral local por reiterados delitos de abuso sexual, un delito de abuso sexual especialmente agravado y varios delitos de atentado violento al pudor, en perjuicio de dos niñas de 9 y 13 años, dijeron fuentes del caso a Subrayado.

En la audiencia de formalización la fiscal Tania Vidal solicitó prisión preventiva para el acusado, pero la jueza Lucía Granucci determinó fijación de domicilio con obligación de presentarse una vez por semana en la seccional policial de su zona, y la prohibición de acercarse a menos de 500 metros de las víctimas. Todo esto por 90 días. La Fiscalía apeló esta decisión.

Según las fuentes consultadas, el sacerdote concurría a la casa de las niñas para llevar alimentos y allí se producía el abuso. Se investiga si hay otras víctimas.

DICTAMEN

De acuerdo al dictamen fiscal, la madre de las víctimas tenía “una relación de amistad” con el sacerdote “desde hace 16 años aproximadamente”. “Desde el año 2014 el imputado frecuentaba el hogar familiar de la Sra. S, hogar constituido por ella y sus tres hijos (todos menores de edad en ese entonces)”, agrega la fiscal del caso.

“La Sra. S. recurría al imputado por ayuda económica en reiteradas ocasiones, siendo así que M. (el sacerdote) concurría asiduamente al hogar llevando consigo alimentos y bebidas alcohólicas, que consumían M. y S. junto a los hijos de ésta”, dice la Fiscalía.

“En esas circunstancias, el imputado mediante la intimidación y el abuso de poder que ostentaba en virtud de oficiar como referente religioso de la familia, en reiteradas ocasiones realizó tocamientos de índole sexual a las víctimas. Asimismo, entre los relatos se recaba que el imputado ingresó a la habitación de unas de las víctimas y abusó sexualmente de ella, por lo que la víctima, salió corriendo de su habitación aterrorizada y logró encerrarse en el baño”, detalla el dictamen fiscal.

“En setiembre de 2019 las víctimas relataron los abusos que sufrían desde hacía varios años a su hermano mayor. En virtud de lo relatado, el hermano mayor de las víctimas realizó la denuncia”, agrega la Fiscalía.

“Posteriormente, una de las víctimas fue ingresada en el prestador de salud local por ideas de muerte, siendo asistida en primera instancia por el Dr. XX, al que le detalló los abusos padecidos de parte de M., consignándolo éste en la historia clínica de la adolescente”, explicó la fiscal del caso en la audiencia de este jueves.

“Durante dicha internación fue valorada por la psiquiatra Dra. XX, a quien también relató lo padecido”, agregó.

SEGUNDA VÍCTIMA

“La pericia psicológica y siquiátrica recabó también el relato de la otra víctima, destacando que se trata de un ‘relato coherente y consistente… la respuesta emocional es congruente con los hechos que se exhiben. Su relato no impresiona inducidos por terceros, ni sometido a amenazas o coerción, ni identificado con el imaginario de referentes adultos o demás personas de su entorno ni fabulado. Puede diferenciar criterios de realidad y fantasía, verdad de mentira”, finaliza el informe profesional.

“La pericia siquiátrica de la otra víctima recabó nuevamente el relato consistente con los hechos denunciados. La técnico de Instituto Técnico Forense (ITF) estableció que es posible identificar varios indicadores postraumáticos de posible abuso sexual, concluyendo que es altamente probable que hubieran sucedido los hechos que figuran en autos descriptos por la adolescente”, señala el dictamen de la fiscal Vidal.

PERICIA AL IMPUTADO

La Fiscalía da cuenta de que se realizó una pericia psiquiátrica al sacerdote imputado por parte de ITF que estableció: “En la valoración del estado mental del paciente se evidencia capacidad de querer y entender sus actos y consecuencias. En su personalidad se evidencia tendencia al consumo excesivo de alcohol que puede exponerlo a mantener conductas desinhibidas (…). También se evidencia gran sentido de autoconfianza y autoimportancia, tendiendo a satisfacer sus necesidades personales”.

“Por lo expresado anteriormente, no surgen elementos de carácter concluyente que permitan afirmar ni descartar rasgos de carácter abusivo en su personalidad puesto que, si bien no se evidencia elementos perversos durante la entrevista, no ha descartarse que los mismos puedan hallarse solapados, y que el peritado optase por brindar una autoimagen favorable. Asimismo, el consumo abusivo de alcohol es un factor que puede predisponerlo a actuar en forma desinhibida y con fallas en los proceso represivos bajo sus efectos (incluyendo eventualmente la posibilidad de cometer actos como el que resulta investigado) aunque el peritado descarta tal posibilidad y niega alteraciones de la conciencia en tales circunstancias”, agrega el informe psiquiátrico del sacerdote.

PRUEBAS

Según la información pública aportada por la Unidad de Víctimas y Testigos de la Fiscalía General de la Nación, la Fiscalía aseguró en la audiencia de este jueves que cuenta con “evidencia firme de la autoría del delito que se le imputa a G.E.M.G.”, la que eventualmente podrá proponerse como prueba en juicio. Entre ellas se detallan: “actuaciones administrativas, declaración de las víctimas recibidas en calidad de prueba anticipada, declaración de testigos, reporte de Historia de Internación de una de las víctimas, informe psicológico, pericia psicológica y psiquiátricas, pericia psicológica realizada al imputado, declaración de la coimputada, quien declaró en sede de Fiscalía en presencia de su defensa”.

Subrayado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com