Los propietarios de estaciones de servicio reunidos en la Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu) decidieron en asamblea que los días 21 y 22 no habrá expendio de combustibles.
La medida se adoptará en protesta por el congelamiento de las «bonificaciones» que reciben de Ancap. Sí habrá atención en los minimercados que hay en muchas estaciones de servicio. La gremial empresarial pidió además formalmente el «descuelgue» del Consejo de Salarios sectorial porque entiende que no puede afrontar el incremento salarial que correspondería a partir del 1° de enero de acuerdo con el convenio vigente. Atribuye esto a que la empresa pública no reconoce el incremento de sus costos derivado del alza de las remuneraciones. La posibilidad del «descuelgue» hace semanas que está en conocimiento de las autoridades del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
El pasado 28 de julio el directorio de Ancap congeló la bonificación que le paga a los estacioneros como consecuencia de sus dificultades financieras. Luego ha seguido haciéndolo mes a mes. El acuerdo salarial en el sector de las estaciones de servicio, a su vez, fue firmado en diciembre pasado y tiene vigencia hasta el 30 de junio de 2018.
En la gremial de estacioneros calculan que, como consecuencia del congelamiento, se redujeron 10% las utilidades de las empresas. Estas sostienen que sus ganancias comenzaron a caer ya en 2012.
El presidente de la gremial, Daniel Añón, dijo que la situación pone en riesgo empleos. El pasado 1° de julio se incrementaron los salarios del sector 3,75% y debería haber otro aumento el 1º de enero.
En Uruguay hay 477 estaciones. De ellas, el 60% corresponden a micro y pequeñas empresas. Más específicamente, 20% son microempresas con menos de cuatro empleados, y otro 40% tiene menos de 19, de acuerdo con datos del Banco de Previsión Social. En las estaciones de servicio trabajan unas 8.430 personas, de acuerdo con ese organismo. Ya hay 330 de ellas que anunciaron que adherirán al paro. Añón aclaró que sí se expenderá combustibles a ambulancias, emergencias móviles y patrulleros que necesiten cargar.
Si bien el Poder Ejecutivo decidió prorrogar para el próximo 1° de mayo la prohibición durante todo el día del uso de efectivo en las estaciones, los propietarios también están preocupados por este tema que, junto a otros, hace que el panorama general sea complejo, dijeron a El País fuentes de la gremial. Es que los estacioneros consideran que no están dadas las condiciones para que puedan asumir los costos de operar con los plásticos y están preocupados porque Ancap ya les ha transmitido que su situación financiera tampoco le permite hacerlo. Si eso no cambia, el costo deberían pagarlo los estacioneros que están preocupados porque las empresas de crédito vuelcan el dinero que les corresponde con atraso. El pago se realiza en un plazo no inferior a los cuatro días en el caso de las tarjetas de crédito y algo menor en el caso de las de débito.
La obligación de pagar con plástico rige hoy entre las 22 y las 6 horas. Todas las partes involucradas reconocen que la medida ha mejorado sensiblemente la seguridad en las estaciones de servicio por la noche porque implica que allí no haya efectivo, pero los estacioneros advierten que no pueden asumir los costos operativos que derivan del uso de las tarjetas.
A la gremial también le preocupan los cambios que Ancap analiza en el sistema de distribución de combustibles. Añón dijo que la preocupación en el sector «es extrema» porque «hay una modificación unilateral del margen bruto de bonificación», y recordó que hace unos cinco años había unas 520 estaciones y persiste la tendencia a una disminución.
El gobierno encomendó a Ancap estudiar formas de mejorar la eficiencia de la distribución y mientras lo hace el ente congeló las bonificaciones.

 

Fuente: El País

Foto: M. Bonjour.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acción no permitida! HostingServicios.com