Trabajadores ocuparon supermercados este sábado en el marco de una movilización nacional por reclamos de mejores salarios. 

Rodolfo Campaña, integrante del colectivo de trabajadores de Devoto, dijo a El Observador que la medida se debe fundamentalmente al hecho de que sus salario están «profundamente sumergidos» y al estancamiento que hay en material de Consejos de Salarios.
El dirigente de la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios, Ariel Britos, señaló a El Observador días atrás que los trabajadores de los supermercados ganan $ 13 mil (con los descuentos) y manifestó que están exigiendo $ 20 mil como salario mínimo.

Además, el sindicato y la Asociación de Supermercados del Uruguay (ASU) no se ponen de acuerdo en la eliminación del incentivo por presentismo. 

Esta partida mensual es actualmente de $ 2.400 y se pierde automáticamente por inasistencia o llegadas tarde que superen un total de 30 minutos por quincena. 

Tampoco existe acuerdo para la compensación mensual que se paga por quebranto de caja, que hoy es de $ 600 y Fuecys reclama que se lleve a $ 2.000. 

El gremio encontró la negativa del sector empresarial para otros reclamos, como la reducción de la jornada laboral sin pérdida de salario a 40 horas semanales con dos días de descanso (hoy se trabajan 44 horas semanales con día y medio de descanso), el pago doble los domingos y el pago de un aguinaldo especial a fin de año en las cadenas, que aún no tienen incorporado el beneficio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acción no permitida! HostingServicios.com